Los miembros de las fuerzas de seguridad entraron en las barriadas pobres hacia las 5.00 horas (8.00 GMT) y utilizaron excavadoras mecánicas para retirar las barreras que los narcotraficantes utilizaban para bloquear los accesos a las favelas.


La policía de Río ocupa sin resistencia cuatro de las favelas más peligrosas

Varios detenidos en la favela de Manguinhos. | O Globo

Varios detenidos en la favela de Manguinhos. | O Globo
  • Intervendrán en las favelas Manguinhos, Mandela, Jacarezinho y Varginha
  • El objetivo es llegar a 40 comunidades pacificadas en 2014

La policía del estado brasileño de Río de Janeiro ha ocupado en sólo diez minutos el complejo de favelas de Manguinhos, uno de los más peligrosos de la ciudad, que era controlado por un grupo de narcotraficantes y en el que funcionaban locales de venta y consumo de drogas al aire libre.
Las fuerzas públicas también ocuparon las favelas de Mandela, Varginha y Jacarezinho, igualmente en la zona norte de Río de Janeiro y en la última de los cuales funcionaba el mayor "crackódromo" de la ciudad, como son conocidas las plazas en que se vende y consume crack, un derivado de la cocaína con alto poder destructivo.
En las ocupaciones, anunciadas el pasado viernes y que fueron realizadas sin prácticamente ninguna resistencia, participaron 1.500 uniformados, entre policías y fusileros navales, y contaron con el apoyo de helicópteros y de trece blindados de la Marina, según informó la secretaría de Seguridad Pública de Río de Janeiro.
Los miembros de las fuerzas de seguridad entraron en las barriadas pobres hacia las 5.00 horas (8.00 GMT) y utilizaron excavadoras mecánicas para retirar las barreras que los narcotraficantes utilizaban para bloquear los accesos a las favelas.
Los primeros en entrar en Manguinhos fueron los miembros del Batallón de Operaciones Especiales de la Policía Militarizada, el cuerpo de elite de la policía de Río de Janeiro, que utilizaron vehículos blindados para llegar rápidamente a los locales estratégicos y controlarlos. Jacarezinho, en cambio, fue ocupada por miembros de la Policía Civil.
Pese a las dificultades y enormes esfuerzos que le está costando a la ciudad y al Estado, Río de Janeiro sigue firme en su decisión deinstaurar la paz en las principales favelas del municipio. Si en noviembre del pasado año las fuerzas del estado ocuparon la favela más grande de Latinoamérica, Rocinha, sin un solo tiro para instaurar el pasado mes la UPP (Unidad de Policía Pacificadora), hoy serán ocupadaslas cuatro comunidades actualmente más peligrosas.
Una de las críticas más habituales a la acción policial de Río es lamentar el especial foco en las favelas cercanas a puntos turísticos, Zona Sur de la ciudad, con respecto a la mucho más pobre y nada atractiva Zona Norte. Ahora, la policía aborda el área más deprimida de la ciudad intentando expulsar el tráfico armado de las favelas Manguinhos, Mandela, Jacarezinho y Varginha. Para ello, los batallones de Choque (BPCh) y de operaciones especiales (BOPE) de la Policía Militar, ya empiezan a cercar las áreas intentando detener a sospechosos de pertenecer al tráfico y fiscalizando todas las actividades a su alrededor. Para la operación del domingo, la Policía Militar contará con el apoyo de la Civil.
El objetivo de la pacificación de las favelas, fenómeno que arrancó en 2008 con la ocupación de Santa Marta (famosa por la grabación de un videoclip de Michael Jackson), es rebajar la violencia de los habituales asaltos en las operaciones especiales contra el tráfico e instaurar una policía comunitaria que consiga conducir la paz a los vecinos de las favelas hasta entonces dominadas por el narcotráfico. Hasta ahora, han sido instauradas 28 UPP’s en Rio de Janeiro y se espera que para 2014 sean ya 40.
Según un artículo publicado este viernes por Folha de São Paulo con datos de la Secretaría de Seguridad, en las áreas de Río de Janeiro sin UPP (como las cuatro favelas que irían a ser ocupadas el próximo domingo), la violencia ha crecido en los últimos tiempos. También el viernes fue detenido un policía que trabaja en UPP por pertenencia a las milicias, grupos de paramilitares que dominan diversas áreas de la ciudad. Esta noticia emborrona la imagen lejana a la corrupción y de limpieza curricular que se quiere preservar en el nuevo modelo policial de las favelas
.

Entradas populares