La esquizofrenia es un trastorno cerebral que distorsiona la forma en que una persona piensa, actúa, expresa emociones, percibe la realidad y se relaciona con los demás


Análisis sobre la esquizofrenia

La esquizofrenia es un trastorno cerebral que distorsiona la forma en que una persona piensa, actúa, expresa emociones, percibe la realidad y se relaciona con los demás. Las personas con esquizofrenia, la cual es la mayor de las enfermedades mentales crónicas y discapacitantes, a menudo tienen problemas de funcionamiento en la sociedad, en el trabajo, en la escuela y en las relaciones. Se trata de una enfermedad mental de tipo crónico, es decir, de por vida, que no se puede curar pero que puede ser controlada mediante el tratamiento adecuado. Afecta a una de cada cien personas en el mundo y generalmente se manifiesta entre los 16 y 25 años, aunque también ha solido darse durante la edad media e incluso mucho más tarde. A fin de comprender mejor la esquizofrenia, constantemente se agrupan los síntomas. 

CATEGORÍA SINTOMÁTICA
htttp://www.siseguridad.es/blog

Las personas con esquizofrenia pueden experimentar síntomas que pueden agruparse en las siguientes categorías:

- Síntomas positivos. Alucinaciones, oír voces (las cuales supuestamente le dan órdenes, le cuentan cosas y que incluso el enfermo se encarga de comentar), desconfianza, sensación de estar bajo vigilancia constante, delirios, o la realización de palabras sin sentido (neologismos).

- Síntomas negativos. Retraimiento social, dificultad en la expresión de emociones (en casos extremos llamado afecto mitigado), dificultad en el cuidado de sí mismos, incapacidad para sentir placer (estos síntomas causan graves deterioros y se confunden a menudo con la pereza).

- Síntomas cognitivos. Dificultades para poner atención y para procesar información en la comprensión del medio ambiente, y para recordar tareas simples.

- Síntomas afectivos o de estado de ánimo. En particular la depresión, con una elevada tasa de intento de suicidio.

Uno de los síntomas más característicos es el hecho de sentirse controlado por fuerzas externas, el de percibir y sentir que sus pensamiento han sido impuestos por alguien de afuera, del más allá, que los ha poseído y que por ende manejará sus vidas cual marioneta. Por ejemplo, un caso extremo pero muy común que se da en la actualidad en muchos pacientes esquizofrénicos es el de creerse que una computadora, un rayo láser o un microchip, han sido insertados en sus cerebros, entonces, este es el que ejerce esa función de control y manipulación.

TIPOS DE ESQUIZOFRENIA 

Existen diversos tipos de esquizofrenia, los cuales son:

- Esquizofrenia paranoide: se caracteriza por delirios y alucinaciones auditivas, pero existe un funcionamiento intelectual relativamente normal así como de expresión de afecto. Los delirios pueden ser frecuentemente acerca de ser perseguido injustamente o ser alguna otra persona que es famosa.  Las personas con esquizofrenia de tipo paranoico puede exhibir enfado, hurañía y ansiedad.

- Esquizofrenia de tipo desorganizado: se caracteriza por un discurso y comportamiento desorganizado o difícil de entender y con una emotividad muy baja o inapropiada. Las personas con este tipo de esquizofrenia pueden reírse del cambio del color de un semáforo o de algo que no está estrechamente relacionado con lo que están diciendo o haciendo. Su comportamiento desorganizado puede perturbar las actividades normales, tales como ducharse, vestirse, y la preparación de las comidas.

- Esquizofrenia de tipo catatónico: se caracteriza por alteraciones del movimiento. Las personas con esquizofrenia de este tipo pueden mantenerse completamente inmóviles o moverse por todo el lugar. Pueden no decir nada durante horas, o pueden repetir lo que dicen o hacen sin sentido. De cualquier manera, el comportamiento de estas personas las pone en una situación de alto riesgo, ya que perjudica su capacidad para cuidar de sí mismos.

- Esquizofrenia indiferenciada: se caracteriza por algunos de los síntomas observados en todos estos tipos, pero sin enfatizar de manera suficiente en alguno de ellos para poder encasillarla en alguno.

- Esquizofrenia residual: se caracteriza por una historia de al menos un episodio de esquizofrenia, pero la persona no tiene síntomas positivos (delirios, alucinaciones, discurso o comportamiento desorganizado). Esto puede representar una transición entre un verdadero episodio y la remisión completa, o puede continuar durante años sin ningún tipo de episodio psicótico.

Contrariamente a la creencia popular, la esquizofrenia no es una personalidad dividida, sino una enfermedad mental en la que la psicosis toma un papel relevante. Un cambio súbito en la personalidad y la conducta, que ocurre cuando las personas pierden el contacto con la realidad, se llama un episodio psicótico. Éste impide que el individuo no pueda diferenciar entre lo real y lo imaginario. La severidad con la que se producen estos episodios varía en cada paciente. Algunas personas tienen sólo un episodio psicótico, mientras que otros tienen muchos episodios durante toda su vida, pero llevan vidas relativamente normales entre  cada uno de los episodios. Los síntomas de la esquizofrenia parecen empeorar y mejorar en ciclos conocidos como recaídas y remisiones.

La cultura popular, libros y películas a menudo muestran a las personas con esquizofrenia y otras enfermedades mentales como peligrosos y violentas. Esto no es siempre cierto. La mayoría de las personas con esquizofrenia no son violentas. Generalmente, prefieren retirarse y estar solas. En algunos casos, sin embargo, las personas con esta enfermedad que además abusan del alcohol o las drogas pueden verse envueltos en comportamientos violentos o peligrosos. También pueden ser un peligro para sí mismos (el suicidio es la causa número uno de muerte prematura entre las personas con esquizofrenia).

Hasta hoy no existe una causa concreta a la cual responsabilizar por el desarrollo de la enfermedad, sin embargo, una de cada diez personas que la sufren suelen tener un pariente que la padeció o la padece. Asimismo, las nuevas técnicas que se han desarrollado para estudiar el cerebro han manifestado que los pacientes con esquizofrenia suelen presentar algunas anormalidades en su estructura cerebral, como por ejemplo el hecho de tener las cavidades cerebrales más grandes. Por otro lado, hay profesionales que consideran que el padecimiento de un fuerte estrés, como por ejemplo sufrir un accidente, la muerte de un ser querido o el consumo de drogas tales como la cocaína, el éxtasis, la marihuana, el LSD o las anfetaminas pueden contribuir al desarrollo de la esquizofrenia.

Con el tratamiento adecuado, la mayoría de las personas con esquizofrenia pueden llevar una vida satisfactoria y productiva. Son capaces de vivir con sus familias o en el seno de la comunidad en lugar de permanecer en instituciones psiquiátricas de largo plazo. No se conoce ninguna forma de evitar la esquizofrenia. Sin embargo, el diagnóstico temprano y el tratamiento puede ayudar a evitar o reducir las recaídas y las hospitalizaciones frecuentes, y ayudar a disminuir la interrupción de la vida de la persona, en familia y amistades.
Fuente: www.momentos.fm

Entradas populares