POLICIA NACIONAL

La Policía Nacional detiene a 4 policías ful que simulaban inspecciones rutinarias para robar en casas de compra-venta de oro

30 / 07 / 2012 MADRID
Hasta el momento se les imputan siete robos en los últimos 5 meses
  • Los arrestados se identificaban con placas de Policía y utilizaban terminología policial haciéndose llamar entre ellos teniente, comisario o juez
  • Con el pretexto de inspeccionar las medidas de seguridad y revisar los libros de registro accedían al interior del local y ataban con bridas a los empleados mientras sustraían el dinero y las joyas de las cajas fuertes
  • Pocas horas después del robo los detenidos se deshacían de los efectos sustraídos en otras casas de compra-venta
Agentes de la Policía Nacional han detenido a cuatro individuos que se hacían pasar por policías y simulaban inspecciones rutinarias para robar en casas de compra-venta de oro. Hasta el momento se les imputan siete robos en los últimos 5 meses. Los arrestados se identificaban con placas de Policía y utilizaban terminología policial haciéndose llamar entre ellos teniente, comisario o juez. Con el pretexto de inspeccionar las medidas de seguridad y revisar los libros de registro obligatorios en ese tipo de establecimientos, accedían al interior del local y obligaban a los empleados a abrir las cajas fuertes. Tras atarlos con bridas sustraían el dinero y las joyas de las cajas fuertes para pocas horas después del robo deshacerse de los efectos en otras casas de compra-venta.
La investigación comenzó el pasado mes de febrero cuando los agentes tuvieron conocimiento de la presencia de este grupo de individuos que se hacían pasar por falsos Policías para llevar a cabo robos con violencia e intimidación en casas de compra-venta de oro. Tras diversas gestiones, los agentes sospecharon de un un hombre de 43 años especializado en este tipo de hechos delictivos, que había salido de prisión en enero de este año tras cumplir condena.
1 contrato de venta de oro y 1200 €
Posteriormente los agentes recibieron la denuncia de un nuevo robo, esta vez en el madrileño distrito de Carabanchel. Tras las primeras gestiones en el local los investigadores comprobaron que se trataba del mismo modus operandi utilizado por el sospechoso, por lo que establecieron un dispositivo de vigilancia en torno a su domicilio. Horas después los ahora arrestados llegaban al lugar, momento en el que los agentes les dieron el alto y procedieron a su detención. En su poder llevaban unos 1.200 euros en efectivo y un contrato de venta de oro, ya que acababan de vender las joyas que habían sustraído horas antes.
Tras las correspondientes entradas y registro en tres viviendas, los policías intervinieron 2.800 euros procedentes de uno de sus últimos robos y varios juegos de bridas que utilizaban en los golpes.
Los detenidos ya han sido puestos a disposición de la autoridad judicial quien ha decretado el ingreso en prisión de tres de ellos. La investigación ha sido llevada a cabo por el grupo XIII de la Brigada Provincial de Policía Judicial perteneciente a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.