Julian Flores Garcia Segurpricat

Julian Flores Garcia Segurpricat
Julian Flores Garcia Director Segurpricat

jueves, 23 de agosto de 2012

Goldman Sachs cree que España pedirá un rescate a partir de mediados de septiembre

Goldman Sachs cree que España pedirá un rescate a partir de mediados de septiembre

 España no presentará una solicitud de rescate global hasta mediados de septiembre, esperando primero a conocer la ayuda propuesta por el Banco Central Europeo (BCE), consideró este miércoles el banco Goldman Sachs (NYSE: GS - noticias) en un informe.
Madrid, a quien el Eurogrupo ya prometió en junio una ayuda de hasta 100.000 millones de euros para sus bancos -fragilizados por el estallido de la burbuja inmobiliaria-, podría verse obligado este otoño a pedir un rescate más completo de su economía a través de una acción del BCE.

[Relacionado: Así será, previsiblemente, el rescate del BCE]

Como el presidente del BCE, Mario "Draghi, subrayó en su conferencia de prensa de agosto, esta intervención depende de una solicitud, por parte de los gobiernos de la periferia de la eurozona, de una ayuda del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEE) y de que esos países acepten las condiciones que implica", recordó Goldman Sachs.
"En este marco, seguimos viendo a España en primera línea, pero no prevemos una solicitud antes de mediados de septiembre como muy pronto", agregó. Ante de decidirse "las autoridades españolas esperarán probablemente a ver lo que ofrece el BCE en términos de ayuda potencial", consideró.
El BCE celebrará su reunión mensual de gobernadores el 6 de septiembre y el 14 tendrá lugar en Chipre una reunión informal del Eurogrupo -ministros de Finanzas de la eurozona- que podría ser la ocasión para Madrid de formular su petición.
"Durante su reunión del 6 de septiembre, esperamos que el consejo de gobernadores del BCE anuncie los detalles de sus nuevas medidas no convencionales evocadas por Draghi", subrayó Goldman Sachs.
Estas medidas podrían incluir compras masivas de deuda pública de los Estados más fragilizados de la eurozona, como España e Italia. Una opción que choca sin embargo con las reticencias de Alemania, peso pesado de Europa.