Julian Flores Garcia Segurpricat

Julian Flores Garcia Segurpricat
Julian Flores Garcia Director Segurpricat

martes, 17 de julio de 2012

ENTREVISTA A ÁLVARO MARTÍN YUGUERO, DIRECTOR DE SEGURIDAD DEL GRUPO DIA “El director de Seguridad es una figura cada día más necesaria en el mundo de la distribución”

ENTREVISTAS
Adquirir este número de Seguritecnia Imprimir artículo
ÁLVARO MARTÍN YUGUERO, DIRECTOR DE SEGURIDAD DEL GRUPO DIAENTREVISTA A ÁLVARO MARTÍN YUGUERO, DIRECTOR DE SEGURIDAD DEL GRUPO DIA




“El director de Seguridad es una figura cada día más necesaria en el mundo de la distribución”

La capacidad para aportar constantemente ideas positivas es una de las virtudes que definen a Álvaro Martín Yuguero, director de Seguridad del Grupo DIA, una de las cadenas de distribución más importantes del mundo. A lo largo de su carrera, este profesional ha tratado de ofrecer una perspectiva diferente de la gestión de la Seguridad, enfocándola no solo como una necesidad para proteger el negocio sino como una vía integradora de otras políticas de empresa, como son la responsabilidad social corporativa, la calidad y el buen gobierno de la compañía.
Muestra de ello es la perspectiva con la que realiza su trabajo, que se centra principalmente en las personas. Y es que para Martín Yuguero incluso los delitos más habituales que se cometen contra las cadenas de distribución, los robos y los hurtos, son “ante todo un problema humano”. Para tratar de resolverlo, aporta su experiencia e iniciativas a través de los principales foros del sector, desde la asociación de la que es presidente, ASIS International España, y, por supuesto, mediante su actividad diaria en Grupo DIA.
Por Laura Borredá
– ¿Cuál es la estrategia de Seguridad que sigue el Grupo DIA?
Como si se tratara de otra más de las prestaciones que ofrece la compañía a sus clientes, el Grupo DIA desarrolla una importante y continua labor para mejorar los diferentes servicios relacionados con la seguridad en sus tiendas.
La empresa es consciente de la necesidad de ofrecer tanto a sus clientes como a sus empleados la confianza de contar con un entorno seguro en el que desarrollar su trabajo o realizar sus compras. Por ello, los equipos de seguridad del Grupo DIA trabajan activamente en la instalación de las mejores soluciones en esta materia en todos sus establecimientos y centros de trabajo.
La gestión de la seguridad es un elemento integrador de la política de responsabilidad social empresarial del Grupo DIA, tanto hacia sus clientes como hacia sus empleados. Por este motivo, DIA continua trabajando con compañías de seguridad líderes en el mercado, con capacidad para innovar en la implantación de estrategias integrales de seguridad y apostar por las nuevas tecnologías también en este campo.

– Las pérdidas por robos superan en muchos casos a las ganancias por beneficios de ventas en algunos supermercados. ¿Se podría decir que las cadenas de distribución están pasando por su peor momento?
La sociedad en general atraviesa un momento económico complejo, y el sector de la distribución no puede ser ajeno a esa situación. 2010 ha sido un periodo duro con un consumo débil en los países de la Unión Europea. Pero hemos sabido capear el temporal, y nuestra solidez y capacidad de innovación han demostrado que sabemos mantener la confianza de nuestros clientes. Éstos, un año más, han vuelto a elegir nuestras tiendas como su supermercado de confianza.

– ¿Cree que la crisis económica y el aumento de los hurtos en las cadenas de distribución van de la mano?
Un ligero incremento sí que se ha producido, en general, en el comercio, grandes superficies, hipermercados y centros comerciales. Un aumento que se ha contenido por el notable esfuerzo económico que las empresas venimos realizando en seguridad. Sin embargo, el principal dato no debe ser el número de incidencias sino una agresividad cada vez mayor. Y no hablo solo en el caso de los hurtos sino de que hay la calle, en el tráfico, en nuestra vida diaria, en la sociedad en general. La crisis, la ausencia de control o las escasas sanciones que se producen, corrompen la convivencia social y pacífica entre los ciudadanos, provocando una pérdida de valores y de respeto.

– ¿Cuáles es el quehacer diario con el que se encuentra el director de Seguridad del Grupo DIA?
Como cualquier otro directivo, el día a día se llena con reuniones, proyectos, estudios, propuestas...… Estoy en contacto con los diferentes centros, con otros departamentos y con la Seguridad Pública, tanto con policías estatales como autónomas y, en menor medida, con las policías locales.
La gestión de la seguridad, la del riesgo y la de la pérdida forman parte de esa gran Seguridad, que según las organizaciones se estructura de una forma o de otra, pero que alcanza su éxito cuando llega a formar parte de la cultura empresarial y de la propia estrategia de la empresa. Se trata de una gestión basada en personas, en todo un equipo de profesionales que con su intervención consiguen minimizar los robos, los hurtos, y todas las incidencias que caen bajo su labor diaria.
Tenemos un equipo de profesionales internos, pero apoyados por todo un sector entorno a la prevención del delito: vigilantes de seguridad, sistemas de alarmas, transporte de fondos, etcétera.

– ¿Cree que se valora adecuadamente la figura del director de Seguridad en el entramado organizativo de las empresas y, de manera concreta, en los centros comerciales?
Sin lugar a dudas, el trabajo de los profesionales de la Seguridad cada día es más valorado en todos los sectores. En el nuestro, en concreto, dentro del mundo de la distribución, en el sector del comercio, de las grandes superficies y de los centros comerciales, es una figura cada día más necesaria.
En ocasiones, la falta de visibilidad del trabajo realizado o la dificultad para encontrar ratios económicos que justifiquen el gasto como “inversión” hacen difícil justificar una labor profesional que no puede basar sus servicios a la organización en el miedo. Trasmitir seguridad, generar confianza y credibilidad forman parte del éxito de cualquier departamento, gestionar la seguridad por la inseguridad es un camino poco adecuado.

“Los robos y hurtos son un problema social que afecta a mucha gente y por ello el esfuerzo, la implicación y la solución han de ser colectivas”
– ¿Qué papel juega la formación de los trabajadores, en cuanto a seguridad se refiere, a la hora de garantizar la seguridad en un establecimiento comercial?
La formación es una herramienta fundamental en las empresas, y seguridad no es ajena a ello. La formación de nuestros trabajadores, personal de red tiendas y almacenes, en materia de prevención, es fundamental en la consecución de nuestros objetivos. Seguridad somos todos.
El personal de los equipos de seguridad, entre los que se encuentran los vigilantes de seguridad, no solo dispone de la formación base regulada por la legislación de Seguridad Privada sino que está formado específicamente para los servicios que se prestan y en los valores de nuestra organización. Difícilmente un servicio de seguridad será eficiente si no está comprometido, si no participa de unos objetivos empresariales y si no siente la importancia del trabajo que desarrolla y para la empresa/usuaria en la que lo ejecuta.

– Según los datos que maneja la Asociación Española de Codificación Comercial (AECOC), los robos y hurtos suponen unas pérdidas anuales para los supermercados de 1.280 millones de euros. ¿Qué supone este volumen de pérdidas para los comercios y qué medidas está tomando el sector para reducir ese porcentaje?
No nos gusta hablar en términos únicamente económicos porque el problema de los robos y de hurtos es ante todo un humano; cada vez que se producen hay personas que sufren y es muy difícil poder cuantificar ese sufrimiento y la repercusión que suponen para la organización. El impacto humano es el más importante.
Como ya he dicho antes, se está haciendo un importante esfuerzo en medidas de seguridad para reducir estos actos. Entre dichos esfuerzos, aparte de los operativos, destacaría la colaboración con los agentes externos implicados: Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, jueces, fiscales, asociaciones, etcétera. Me gustaría señalar que este problema es un problema social que afecta a mucha gente y que, por lo tanto, el esfuerzo, la implicación y, sobre todo, la solución han de ser colectivas.

– Los robos no cesan y, lo que es peor, al ser considerados como faltas, los delincuentes están a las pocas horas en las puertas del comercio para continuar robando aunque les hayan detenido. ¿Cree que el marco legal es poco sancionador en estos casos y es demasiado indulgente en la lucha contra el hurto en los puntos de venta? ¿Qué mejoras habría que llevar a cabo para paliar o mejorar esta situación?
Sin lugar a dudas, el sistema actual penaliza poco determinadas actuaciones delictivas, que no solo no contemplan esa parte de incumplimiento social, de no cumplimiento de unas normas básicas de convivencia, sino que tampoco contemplan el terrible esfuerzo que desde las administraciones, por un lado, y desde propias empresas, por otro, realizamos para proteger los derechos de los ciudadanos que sí las respetan.
Esto supone un coste para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en ocasiones con numerosas detenciones de los mismos individuos sin que lleguen a ingresar en prisión; para la administración de justicia con estos mismo sujetos; hay un coste de las políticas de integración social, de educación...
Por parte de las empresas, hay un coste de las medidas a las que estamos “obligadas” para autoprotegernos, para proteger el riesgo de nuestros empleados y el de la propia supervivencia de la compañía.
Un dato curioso: si no pones el “papelito” de la hora [en el aparcamiento], se te impone una multa de 90 euros; y si te pillan robando, con lo difícil que es, te condenan, y tampoco es fácil, a seis euros diarios por 30 días. ¿Son proporcionales las sanciones administrativas, a las impuestas por un delito o falta?
“Debería existir una colaboración transversal entre los diferentes Cuerpos policíales en materia de Seguridad Privada”
Álvaro Martín ofreció a la periodista Laura Borredá su enfoque de la seguridad en los centros comerciales– ¿Usted es de los que piensa, que para cambiar esta situación, habría que comenzar por un incremento de la información entre los estamentos policiales y los departamentos de Seguridad?
La información es garantía de éxito; la información en tiempo y forma es seguridad. El intercambio de información fluida entre la Seguridad pública y la privada es fundamental para proteger los derechos de los ciudadanos y garantizar esa seguridad. No en vano, en el modelo actual de Seguridad del Estado Español se recoge la Seguridad Privada como un eje fundamental de su política estratégica.
Los programas de colaboración son indispensables; de ahí el éxito de “Coopera” de la Guardia Civil. Un programa de colaboración operativa, que en tiempo récord se ha convertido en referente y que debe seguir evolucionando.
El Cuerpo Nacional de Policía (CNP) también presentó en el II Congreso Nacional de Seguridad Privada las líneas de su “Programa Colabora”, que esperamos dé continuidad a las líneas de colaboración de los últimos años, avanzando en la coordinación operativa.
Aunque si me permite una observación, debería existir esa colaboración transversal entre los diferentes Cuerpos policiales en materia de Seguridad Privada. Al final, todos los planes, los del CNP, Guardia Civil, Mossos d’Esquadra, Ertzaintza, Policía Foral, Ministerio de Defensa y policías locales, serán inviables, ya que los usuarios no podremos atender con las adecuadas garantías de éxito un modelo tan complejo y con tan distintos y a la vez similares programas de colaboración.

– Se acaba de celebrar el II Congreso Nacional de Seguridad Privada. Como presidente de Asis-España y como director de seguridad de Grupo DIA, ¿cómo ha visto usted este congreso? ¿Piensa que ha servido de algo?
Desde el punto de vista asociativo, me ha parecido impecable, con la participación de todas las asociaciones representativas del sector y con un importante consenso a la hora de desarrollar el programa del mismo.
Como director de Seguridad del Grupo DIA, la experiencia no puede ser más positiva. El congreso ha sido un punto de encuentro entre profesionales y con la propia Administración, en un momento en el que las Órdenes Ministeriales acaban de ser publicadas y están a punto de entrar en vigor. Asimismo ha sido una acertada reflexión sobre la situación actual y futura de la Seguridad Privada en España.
Confío que las conclusiones de este congreso, una vez se presenten, sirvan para continuar avanzando en positivo y la Administración recoja dichas propuestas que tan necesarias son en el momento actual.

– ¿Cómo ve usted las cinco nuevas Órdenes Ministeriales para la Seguridad Privada?
La regulación es positiva y necesaria en este sector, y en España tenemos un modelo ejemplar de normativa en Seguridad Privada. Las Órdenes Ministeriales suponen un importante avance en este sentido, y un esfuerzo plausible de los responsables de la Unidad Central de Seguridad Privada del CNP que han trabajado en su desarrollo.
La adaptación a Europa obliga a realizar ciertas reformas, y además regula medidas directamente para corregir, por ejemplo, la problemática de las falsas alarmas. Me consta la participación y consenso de las asociaciones en su elaboración, aunque seguramente los usuarios estamos todavía un poco más alejados. Lo veremos en unos meses, pero creo que la normativa ayudará a las compañías de seguridad, si bien es posible que lleve a una mayor concentración de empresas. En cualquier caso, a los usuarios nos obliga una vez más a disponer de mayores y mejores medidas de seguridad.
“Confío que las conclusiones del Congreso sirvan para continuar avanzando en positivo y en que la Administración recoja dichas propuestas”
– ¿Cómo ve el futuro de la seguridad en España? ¿Por dónde cree que irán los siguientes pasos?
Ojalá pudiésemos predecir el futuro, pero no es tarea fácil, y menos en el momento actual. Sin embargo, sí parece claro que todos los modelos de seguridad del siglo XXI en sociedades desarrolladas dan cada vez más peso al sector privado de esta actividad. Los programas de coordinación entre la Seguridad pública y la privada deben existir y consolidarse. Ha de haber una colaboración mutua que permita obtener ciertos beneficios en ambos sentidos, en uno por la mejora de la rentabilidad empresarial, en otro por la mejora de la seguridad ciudadana.
Asimismo tiene que existir coordinación también entre las seguridades de las organizaciones: seguridad física, lógica, sistemas de información, prevención de riesgos laborales, etcétera.… Todas forman parte de la gestión de seguridad de las organizaciones y solo las medidas coordinadas garantizarán los resultados adecuados.
Por último, está claro que seguridad y tecnología van íntimamente unidas, por lo que la evolución de los sistemas de información, vídeo, sistemas de análisis inteligentes, etcétera, se van a desarrollar muy rápidamente y deben formar parte de esa gestión integral de la seguridad.

– ¿Desea añadir algo más?
Desde DIA, en general, y desde el departamento de Seguridad, en particular, solo queda destacar la ilusión de poder contribuir a través de nuestro quehacer diario a que el mundo sea cada día un lugar mejor.


© 2005 Editorial Borrmart - C./ Don Ramón de la Cruz, 68 Madrid - Te