Julian Flores Garcia Segurpricat

Julian Flores Garcia Segurpricat
Julian Flores Garcia Director Segurpricat

martes, 24 de julio de 2012

Desarticulada una red dedicada a introducir grandes cantidades de hachís en España con embarcaciones provistas de un doble fondo Trasladaban la droga desde Marruecos hasta las costas españolas de Cádiz y Málaga


Operación conjunta de la Policía Nacional y de la Guardia Civil
Desarticulada una red dedicada a introducir grandes cantidades de hachís en España con embarcaciones provistas de un doble fondo
Trasladaban la droga desde Marruecos hasta las costas españolas de Cádiz y Málaga
Se ha detenido a dieciséis personas, entre las que figura el jefe de la organización, y se han intervenido 1.040 kilos de estupefaciente
Varias empresas de transportistas, controladas por el cabecilla, proporcionaban los pilotos de las lanchas y la infraestructura necesaria para la recogida y almacenamiento de la mercancía
24-julio-2012.- Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han desarticulado una red dedicada a introducir grandes cantidades de hachís en España con embarcaciones provistas de doble fondo. Este grupo trasladaba la droga desde Marruecos hasta las costas españolas de Cádiz y Málaga para ser distribuida posteriormente en otros puntos de la geografía española. En el transcurso de la operación han sido detenidas dieciséis personas, entre ellas el jefe de la organización, y se han aprehendido 1.040 kilos de estupefaciente. Varias empresas de transportistas, controladas por el cabecilla, proporcionaban los pilotos de las lanchas y la infraestructura necesaria para la recogida y almacenamiento de la mercancía
La investigación se inició cuando se tuvo conocimiento de la existencia de una organización delictiva asentada en Algeciras, responsable de la introducción en España de importantes partidas de hachís procedente de Marruecos y de su posterior distribución. Las primeras pesquisas llevaron a los agentes hasta el cabecilla de la red, afincado en la localidad de Algeciras. Esta persona negociaba directamente con los proveedores para adquirir la sustancia estupefaciente y controlaba diferentes empresas de transportistas que proporcionaban a la organización los pilotos de las embarcaciones usadas para trasladar la droga hasta las costas españolas de Cádiz y Málaga.
Traslado frustado
Tras varias pesquisas, los agentes averiguaron que si bien el grupo delictivo había utilizado diversos métodos para introducir el hachís procedente de Marruecos, el más habitual era el uso de embarcaciones con un doble fondo practicado en su estructura. De esta forma, lograban ocultar la droga a la vista, tanto en tierra como ante un posible reconocimiento aéreo. Tras viajar al país africano y cargar allí el estupefaciente, de vuelta al punto de origen, la lancha era sacada del agua sin que aparentemente trajera ningún tipo de mercancía. Cuando estaban en lugar seguro, extraían minuciosamente la carga de los dobles fondos practicados para su ocultación.
Durante el desarrollo de la investigación el grupo delictivo intentó un transporte de sustancia estupefaciente sin éxito. Así, cuando trataban de introducir una embarcación por la zona del río de la localidad gaditana de Palmones, ésta fue interceptada a su llegada a la Bahía de Algeciras por el Servicio Marítimo de de la Guardia Civil. Los agentes encontraron 255 kilogramos de hachís ocultos en el interior de un doble fondo y detuvieron a dos personas.
Una embarcación a medida para pasar desapercibida
Más adelante, los investigadores supieron que la red había comenzado los preparativos para llevar a cabo una nueva operación. Por este motivo se estableció un dispositivo para abortarlo y arrestar a los responsables. Los policías averiguaron que el líder de la organización, tras realizar los contactos necesarios con proveedores marroquíes, así como con un grupo de transportistas afincados en la pedanía de San Luís de Sabinillas de la provincia de Málaga, encargó la fabricación de una embarcación de madera, de igual forma y color a las existentes en dicha localidad, con la finalidad de pasar completamente desapercibida a su llegada a la península.
Finalmente, los agentes averiguaron el día en que el grupo delictivo iba a trasladar una importante cantidad de hachís procedente de Marruecos. Tras establecer un dispositivo de vigilancia en torno a la playa de la localidad malagueña y a los principales investigados, los policías detectaron la entrada de la embarcación con dos tripulantes a bordo. Una vez en tierra firme y cargada en un remolque, los investigadores procedieron a la detención de un total de nueve personas, miembros de la organización delictiva que participaban tanto en las tareas de carga y recogida de la embarcación como en la vigilancia del lugar.
785 kilogramos de hachís y un vehículo sustraído
Tras los arrestos, los agentes revisaron la embarcación interceptada y hallaron un total de 785 kilogramos de hachís ocultos en un doble fondo. Además, tras el intento frustrado de fuga del conductor al advertir la presencia policial, se intervino un vehículo todo terreno con placas inglesas que habían sustraído previamente. Posteriormente, fueron detenidas otras cinco personas más, entre las que se encuentra el jefe de la red y uno de los principales proveedores marroquíes de la sustancia estupefaciente.
La investigación ha sido llevada a cabo por parte del Grupo III de la Sección GRECO Cádiz (Campo de Gibraltar) perteneciente a la UDYCO Central de la Comisaría General de Policía Judicial junto con la UDYCO Algeciras y EDOA de la Guardia Civil de la misma localidad.

Icono de FacebookIcono de TwitterIcono de TuentiIcono de GoogleIcono de Windows Live

Para más información, comunicar con el Gabinete de Prensa de la Dirección General de la Policía (Teléfono 91 322 33 19)

Aviso Legal - Accesibilidad © Dirección General de la Policía