Las conductas o acciones ilegales que los vigilantes de seguridad habilitados tienen totalmente prohibido realizar




¿Conoces cuáles son las conductas o acciones ilegales que los vigilantes de seguridad habilitados  tienen totalmente prohibido realizar? Conviene que las conozcas para que puedas negarte a aceptar el llevarlas a cabo y evitar las infracciones y sanciones , tal y como se establece en el artículo 32 de la Ley 5/2014 de seguridad privada. Artículo 31 de la Ley 5/2014 de Seguridad Privada Protección jurídica de agente de la autoridad
. Presta atención a las seis siguientes.

6 conductas y acciones ilegales para los vigilantes de seguridad habilitados que debes evitar


  1. Los vigilantes de seguridad únicamente tienen facultad en cualquier caso para detenerte el tiempo mínimo indispensable, que se estime para avisar a la policía. Deben ser las autoridades las que se encarguen de proceder a la identificación de la persona requerida, y siempre en aquellos casos de intento de comisión de delito o de realización material in fraganti en relación con las personas o bienes objeto de su vigilancia y protección. Estos profesionales solamente pueden privarte de la libertad deambulatoria con el fin de ponernos a disposición inmediatamente de las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado, así como los efectos y pruebas de los delitos. Ello se entiende sin perjuicio de los supuestos en los que la Ley de Enjuiciamiento Criminal (art. 490) permite a cualquier persona practicar la detención.
  2. Estas figuras de vigilancia profesional solamente podrán proceder al interrogatorio de aquellos que hayan cometido un delito in fraganti, si bien no se considerará como tal la anotación de sus datos personales para su comunicación a las autoridades. Por tanto, esto implica que no tienes obligación de responder a ninguna pregunta de las que te formulen.
  3. No tienen potestad para registrarte el bolso ni las pertenencias salvo que accedas a ello de forma voluntaria. Si te opones, dicha labor sólo le compete a las autoridades. Si el vigilante toma la decisión de arrebatarnos el bolso y proceder a su registro nuestra mejor opción es avisar a la policía, y posteriormente interponer la correspondiente reclamación al centro.
  4. Los vigilantes de seguridad no pueden realizar un cacheo, con la excepción, nuevamente, de que otorgues tu consentimiento. Existe la excepción de que por motivos de seguridad si existiera peligro para la integridad física del propio vigilante o usuario se podrán producir cacheos, y en ese caso el cacheo debe producirse por persona del mismo sexo.
  5. Los vigilantes de seguridad habilitado podrán efectuar controles de identidad, sin que, en ningún caso, puedan retener la documentación personal, pero sí impedir el acceso a dichos establecimientos. La negativa a exhibir la identificación o a permitir el control de los objetos personales, de paquetería, mercancía o del vehículo facultará para impedir a los particulares el acceso o para ordenarles el abandono del inmueble o propiedad objeto de su protección. Es decir, que si te hallas en una tienda o supermercado y existen sospechas de que se ha podido perpetrar un delito y nos requieren, en ese momento no estás obligado a enseñar tu identificación, únicamente a las autoridades cuando se personen en dicho establecimiento.
  6. Y por último, y muy importante, fuera del recinto donde los vigilantes de seguridad habilitado ejercen sus actuaciones carecen de competencia. Por tanto, quedan fuera del ámbito de la vigilancia privada las zonas comerciales peatonales así como la vía pública donde los profesionales no hayan sido contratados, pasando a ser competencia exclusivamente de las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado, convirtiéndose los vigilantes en meros colaboradores de la acción policial.
Si un vigilante de seguridad te requiere, debes fijarte en si lleva la tarjeta de identificación profesional (TIP), documento que lo habilita como profesional de la seguridad privada. Si no dispone de dicha placa o no la quiere exhibir lo primero que debes hacer es ponerte en contacto con la policía, ya que careces de la certeza de que efectivamente haya recibido la formación necesaria y sea por lo tanto vigilante de seguridad habilitado.






Otras noticias:
Unidad canina en Seguridad Privada
“Los Vigilantes de Seguridad sólo podrán desempeñar las siguientes funciones:La Ley 23/1992, de 30 de julio, de Seguridad Privada en su Artículo 11.1, expone:
a) Ejercer la vigilancia y protección de bienes muebles e inmuebles, así como la protección de las personas que puedan encontrarse en los mismos.
b) Efectuar controles de identidad en el acceso o en el interior de inmuebles determinados, sin que en ningún caso puedan retener la documentación personal.
c) Evitar la comisión de actos delictivos o infracciones en relación con el objeto de su protección”.
Por otro lado el Reglamento de Seguridad Privada en su artículo 75 establece:
1) Para el cumplimiento d e sus funciones, los Vigilantes de Seguridad podrán contar con el apoyo de perros, adecuadamente amaestrados e identificados y debidamente controlados, que habrán de cumplir la regulación sanitaria correspondiente. A tal efecto, los vigilantes de Seguridad deberán ser expertos en el tratamiento y utilización de los perros y portar la documentación de estos.
2) En tales casos, se habrán de constituir equipos caninos, de forma que se eviten los riesgos que los perros puedan suponer para las personas, al tiempo que se garantiza su eficacia para el servicio.
Los vigilantes que realicen servicios de seguridad con apoyo de perros, deberán acreditar una formación en el manejo y utilización de perros adiestrados. Se expedirá por el centro formador un diploma acreditativo del Curso y las horas impartidas.
La Ley 50/1999 sobre la tenencia de animales potencialmente peligrosos, no será de aplicación a los perros pertenecientes a las Fuerzas Armadas, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Cuerpos de Policía de las Comunidades Autónomas, Policía local y empresas de seguridad con autorización oficial.
Conclusiones
En atención a las anteriores consideraciones, cabe concluir lo siguiente:
La normativa contempla la posibilidad de que los vigilantes de seguridad puedan contar con el apoyo de perros para el desarrollo de sus funciones con los siguientes requisitos:
a) Los vigilantes de seguridad deberán contar con el apoyo de perros, adecuadamente amaestrados e identificados, debidamente controlados y con su regulación sanitaria correspondiente.
b) De igual modo deberán acreditar la formación en el manejo de los perros, cuyo diploma será expedido por un centro formador acreditado.
Por último, no es de aplicación a las empresas de seguridad, la Ley 50/1999 sobre la tenencia de animales potencialmente peligrosos.

Fuente: Boletín SEGURPRI Nº

Entradas populares