Normas de autoprotección para joyeros


En caso de detectar alguna persona que le infunda sospecha:
  • Comunicarlo inmediatamente a la policía, a su Asociación y a los compañeros de la zona.
  • Fijarse y apuntar el mayor número de referencias posibles, como matrículas de coche, color y marca de los mismos, etc.
  • Hacer acopio de aquellos detalles personales que puedan facilitar la identificación posterior.
  • Cualquiera que sea la situación, no ponga en peligro su vida o integridad física.
     
  • Al salir a la calle, mirar a ambos lados y observar la posible presencia en las inmediaciones de personas sospechosas en actitud de vigilancia o espera.
  • En el garaje, poner especial atención al salir del ascensor. No hacerlo con luces apagadas y observar siempre si hay alguien en los alrededores o algún coche extraño con personas en el interior.
  • Al llegar al lugar de trabajo, observar detenidamente las inmediaciones, para detectar la presencia de personas que puedan estar vigilando el acceso del local.
  • Poner especial atención y cuidado en horas de apertura y cierre del establecimiento, extremando las medidas de precaución en el momento del cierre. No salir todos juntos y antes de hacerlo, reconocer el exterior y comprobar la no presencia de personas sospechosas.
  • Al regresar al domicilio, evitar entrar al portal de la vivienda y ascensores con personas extrañas.
     
Si el desplazamiento se realiza a pie y se sospecha que está siendo seguido, entrar en algún establecimiento y salir tras un corto espacio de tiempo comprobando si continua el seguimiento y, de confirmarse, llamar a un teléfono de urgencias policiales (112, 091, 092 y 062).
Si el desplazamiento se realiza en vehículo:
  • Poner especial atención a aquellos vehículos que permanezcan durante algún tiempo tras el interesado. Para confirmar el seguimiento, cambiar alternativamente la circulación por varios carriles de la vía, observando la conducta de los que circulan detrás, así como realizar maniobras que produzcan error a los posibles perseguidores y les pongan al descubierto, tales como realizar giros varias veces en una manzana o rotonda; tener en cuenta la posibilidad de que sean varios los vehículos perseguidores.
  • De confirmar que se está siendo vigilado o perseguido, no dirigirse nunca al domicilio particular o al del lugar de trabajo, procediendo a:
    • Bajar los cierres de seguridad de las puertas.
    • Llamar por un móvil a alguno de los teléfonos de emergencia (112, 091, 092 y 062). 
    • Dirigirse a un lugar céntrico y concurrido y, si es posible a la Comisaría de Policía más cercana.
    • Alertar a los policías de la zona haciendo sonar la alarma o la bocina del vehículo.
    • En caso de sufrir un golpe trasero, no bajarse del vehículo y extremar las precauciones.
EN EL ESTABLECIMIENTO
  • Durante el horario comercial, permanecer en actitud vigilante, observando los movimientos de clientes y de curiosos.
  • No dejar bajo el mostrador ni al alcance de extraños los géneros o mercancías expuestos o a la venta (bateas, mantas o cajas de compostura, etc.) que deberán estar, en todo momento, guardadas en cajas fuertes o en cajones de seguridad.
  • Cuando soliciten joyas del escaparate, no dejar solo el establecimiento y sin vigilancia, observando a las personas y clientes que queden en su interior.
  • Todas las vitrinas e interior de escaparates permanecerán cerrados con llave, sin dejar las mismas puestas. Dichos cierres deberán tener garantías y no ser de fácil forzamiento. Cuando tenga que abrir un escaparate en su parte baja, cuidar que las puertas de la parte alta estén cerradas. Desconfíe cuando en esta operación se reúnan tres o más personas.
  • Colocar o instalar en el establecimiento:
    • Cámaras de filmación continua en la zona de venta para grabar a los clientes.
    • Medidas de seguridad dentro del establecimiento (pulsadores antiatraco, cerraduras a distancia, etc.).
    • Cierres metálicos ciegos protegidos a cristales blindados.
    • Conexión con la central de alarma de una entidad privada de seguridad, mediante un teléfono móvil específico para evitar cortes en la conexión.
  • En caso de atraco, y cualquiera que sea el tipo de arma utilizada para intimidar, no poner en peligro su vida, ni su integridad física, ni la de terceras personas.
  • Las protecciones de las persianas ciegas en los escaparates y puertas, deberán tener sus anclajes (distinto número según las dimensiones) unidos subterráneamente por soldadura, con una barra metálica resistente que impida la apertura mediante gatos o útil similar. Dichas persianas deberán tener sensores de alarma.
  • Las paredes, suelos y techos dispondrán de sensores sísmicos en evitación de butrones. Todas las alarmas deberán estar conectadas con una Central y en perfecto estado de mantenimiento. Los sensores volumétricos alcanzarán la zona de escaparates, aún cuando éstos tengan sus propios sensores en las lunas, que deberán tener un mínimo de 1 mm. La conexión de las alarmas deberá ser mixta, con objeto de evitar que la manipulación de la línea telefónica de una zona inutilice la alarma.
  • El género de mayor valor expuesto en escaparates y vitrinas deberá guardarse en la caja fuerte o cámara de seguridad durante las horas de cierre del comercio, incluso al mediodía. El género que no sea de uso diario o de venta a clientes, como pueda ser pedrería suelta, oro o similares, deberá guardarse en una caja fuerte con apertura retardada.
  • Las mantas de género de uso frecuente no se dejarán desatendidas en ningún momento y tampoco se guardarán al alcance de los clientes, sino en la trastienda del establecimiento.
  • Las llaves de las cajas fuertes o cámaras acorazadas deberán retirarse del establecimiento durante las horas de cierre o ser guardadas unas en el interior de otras, retirando siempre las de la última.
  • Atender a los representantes de joyería en la trastienda o despacho interior, nunca en el mostrador de venta al público.